jueves, 17 de julio de 2008

Cine de verano.

Ahora que el verano aprieta, hay ciertas cosas que hacemos ahora y que normalmente no hacemos. Entre esas cosas se encuentran los cines al aire libre.

Claro, no vas a estar a 40º a la sombra metido dentro de un cine con asientos más calientes que la temperatura que hace afuera y encima dejarte el bolsillo en el aire acondicionado que (supuestamente) tiene ese cine. Por eso, los cines al aire libre cuentan con mucha popularidad, aunque, con las descargas de películas en Internet, cada vez menos.

Es por eso que ayer fuimos a un cine de verano, enfrente del parque del Majuelo. Y la verdad es que todo fue fatal.

PRIMERO: En el paseo marítimo no había ni una mísera plaza de aparcamiento. ¡NI UNA! Y, para colmo, estaban todos los "granaínos" y demás turistas andando, molestando, metiéndose en la vía, etcétera. Suerte que encontramos un buen sitio, y además no muy lejos del sitio ( eso sí, hubo que preguntar a todo el que estaba junto al coche si se iba).

SEGUNDO: Íbamos con prisa y nos olvidamos las chuches. Yo iba con hambre (había cenado una de esas pizzillas del supermercado, que más que nada son un adorno) y mi prima ni siquiera eso. Y una película sin chicles de esos de melón y palomitas no es lo mismo. AL final hubo que comprar en la tienda de al lado.

TERCERO: ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿VEINTE EUROS POR IR A VER UNA PELÍCULA QUE PUEDO VER PERFECTAMENTE GRATIS??????????????????????????? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ESTAMOS LOCOS!!!!!! Claro, los que viven en un piso al lado del cine pueden ver la película gratis. Y de hecho más de uno montó un cine en su balcón con tal de ver algo gratis. ¡Eso no es justo!

CUARTO: Por lo visto, el cine tiene menos señalización que la Carretera de la Cabra, porque fuimos a ver la última película de Indiana Jones y al final vimos Las Crónicas de Narnia (yo estaba entre Pinto y Valdemoro, así que no me importó mucho, pero mi tía iba con muchas ganas de ir, y pagar 20 euros para nada...) Hace falta un máster para saber dónde echan la película...

QUINTO:Las sillas que había eran las más incómodas que se podía tener, y cuando salimos nos dolía hasta el último hueso del cuerpo. Aunque eso es lo de menos...

SEXTO: El día que elegimos era el peor día. Y el cine que elegimos, el peor situado. Y es que éstos días se está desarrollando en el Parque del Majuelo el Festival de Jazz de la Costa, y el cine está al lado del Majuelo. Por otra parte, el 16 de julio (vaya cabeza la mía por haber querido ir justo ayer)es la fiesta del Barrio de Los Marinos, y qué casualidad que el cine está justo al lado. Entre los fuegos artificiales y el Majuelo, tuvimos que estar con la parabólica en la oreja. ¡Eso es lo que se llama ruido en estéreo!

SÉPTIMO: Los cines de verano son aquellos en los que te congelas. Y menos mal que no llovió, porque si no esto iba a ser el colmo del cine.

Aún así, puedo decir que lo pasé bastante bien. Si encontráis un cine barato y el día perfecto, no dudéis en ir. Aunque yo personalmente me quedo a ver las películas en mi casa. ¡Como en casa, en ningún sitio!

3 comentarios:

thebloginfraganti.blogspot.com dijo...

Ya ves que mal fue el día. Pero bueno, no estuvo mal. Al fin y al cabo... ekis de!!

elfei dijo...

Pues yo para eso me voy al cine de invierno... ke se está fresquito

Lendrak dijo...

Ya lod igo yo, como el cine en casa...

Un espacio para la imaginación.