lunes, 20 de octubre de 2008

Nuevos horizontes.

Posiblemente os acordaréis de mí diciendo que las pruebas de música iban a ser muy difíciles, y que estaba muy nervioso porque iba a intentar entrar en el conservatorio.

Cada vez me hacen más gracia mis propios pensamientos.

Hace unas semanas estaba comiéndome la cabeza porque mi profesor de piano, Jaime, sólo me había mandado una pieza para el verano. Y decía: ¿cómo será de difícil lo que haga el año que viene? ¿A quién me voy a encontrar? ¿Con quien hablaré? ¿He practicado verdadramente lo suficiente?

Empezó ya el curso, la verdad es que en mi caso con muchos nervios. Seguro que alguno de vosotros ha vivido una sensación parecida. Un primer día en el instituto, en la universidad... Yo también he tenido primer día de colegio (del que no me acuerdo) y de instituto, con la diferencia de que en éste último sí conocía a gente. Además, el hecho de que eso sea obligatorio te hace pensar en que no te pueden echar de aquí, y que quizá vayas a estar más seguro. Pero, como supondréis, en todo lo que no es obligatorio, si no das la talla, a tu casa. Y ése era mi problema. Había pasado al Grado Medio (ahora se llama Profesional , pero es más largo y para acortar diré lo otro), pero quizá no con tanta nota como me hubiese esperado. La verdad es que la prueba no me pareció difícil, cuando la hice. Quién sabe si han sido esos pequeños fallitos que a veces me pierden. O si de verdad no lo hice bien. O si me lo corrigieron mal, quizás a propósito, quizás por fallos. Pero eso es lo de menos. El caso es que pasé, lo mismo que el que tiene más nota.

Ése ha sido mi problema todo el verano. Estudiar sin saber lo que te espera.

El primer día, como ya os dije, estaba muy nervioso. Ese día tocaba piano, y las clases de piano se dan de uno en uno, lo que me daba un poco de inseguridad. Yo sólo ante el (posible) peligro.

Pero, al entrar en la clase, se disiparon todos mis temores. El maestro me sorprendió cuando, sólo con mirar los dedos, me dijo que el 4º y el 5º tenían poca fuerza, y el 1º mucha, por lo que entorpecía a los demás. Y me habló de que el piano no consiste sólo en darle a una tecla y que suene. No. También se rige por sesaciones musculares y, por supuesto, por el oído, de tal manera que, cuando se tiene dominada la técnica, ya no habría modo de errar (por supuesto sí fallos puntuales), ya que sabrías por tus propios dedos si lo estás tocando bien o no. Y el algodón no engaña. Vale, no di más que una pieza en verano. Pero no importa, borrón y cuenta nueva, y a practicar mucho.

El lunes siguiente me tocaba Lenguaje Musical. Vale, allí ya no tenía nervios. Ya sabía que no me iban a comer. Y por supuesto que no me comieron. El profesor estuvo repasando un par de cosas, aunque creo que explicándolas para algunos. Yo ya las sabía. Y eso me hizo recordar una cosa: estoy aprendiendo mucho, ¿pero qué sería de ésto si no hubiese venido con unas tablas del Grado Elemental? Precisamente el profesor mencionó que en Almuñécar teníamos un libro que era de los más difíciles. Nos comentó que tuvieron que sacarlo del mercado porque había gente que no lo entendía. ¡Y pensar que nosotros lo hicimos! Pues eso. En la Escuela de Música se ha hecho bien el trabajo, y eso me da confianza. Eso sí, yo no había ido mucho a Coro, y cuando llegué a clase la profesora decía algunas cosas que no me sonaban mucho. Pero más o menos lo estoy haciendo bien, y creo que este año va a ser de otra manera. Co0n buenas bases, pero con nuevos horizontes. No todo estaba ya dicho. Es más, algunas cosas no estaban dichas del todo, o a lo mejor ni siquiera estaban bien dichas. Pero son cosas que hay que explicar a un nivel diferente, y seguramente los años siguientes (que espero que los haya) sean también así.

Pero ahí estoy, estudiando bastante. No sé si llegaré a alguna parte con ésto. Quién sabe si los próximos años estaré al pie del cañón. Pero de lo que sí estoy totalmente convencido, y no me cabe ninguna duda, es de que habrá valido la pena.

3 comentarios:

thebloginfraganti.blogspot.com dijo...

Muy buena tu experiencia, Findora.

Anónimo dijo...

Desde luego que se llega, pero hay que trabajar mucho, y máxime cuando hay que hacer varias cosas a la vez, la Secundaria y el Conservatorio, pero hay que programar las tareas y hacer un balance entre el tiempo dedicado al estudio y el tiempo libre, que aunque sea pequeño, hay que aprender a disfrutarlo.
Uno de la Rioja.

Alberto Fr Gomez dijo...

Tú eres de la Rioja como yo soy de Pekín. ¿Y no eras de Santander? xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Un espacio para la imaginación.