lunes, 16 de julio de 2007

Experiencias junto al mar

Muy al contrario que el artículo anterior,para comprobar esto tienes que mirar abajo.Abajo,pero no al vacío,más bien a un sitio bien salado,fresquito y grande como él solo.Si,lo habéis adivinado : el mar.Y es que hay tanto por descubrir en él,tanto por ver,tanto por vivir...

Este artículo llega a mi blog porque he visto un pequeño pedacito de esto.Ocurrió el otro día,yendo a la playa de Curumbico,en mi pueblo(más información en la entrada 'Un paseo por Almuñécar').Fui con familiares míos cordobeses,a los que les encanta la playa.Aunque yo sea de mar,no me gusta mucho ir a la playa.Es eso lo malo de vivir en el mar.Al verlo tanto,ni siquiera llegas a apreciar bien lo maravilloso que es.No todos los que somos de la costa pensamos lo mismo,aunque no es de extrañar que gente que sólo ve el mar cuando llega de vacaciones diga todo lo que dice de él.

Bueno,el caso es que en dicha playa había unos acantilados,bajo la llamada Torre del Diablo,y la playa junto a ellos.Había bastante gente , tanto extranjeros como turistas nacionales y almuñequeros.Bastante gente o mucha...Pero no alterarían nuestro día de playa.Lo pasamos muy bien:el agua estaba buenísima,llevamos también unos refrescos,patatas y aceitunas,nos pusimos muy morenitos...Y vimos lo que había bajo los acantilados.Al adentrarse en el mar,hacían un ecosistema de indudable belleza.Por supuesto,lo vimos con unas gafas de buceo y un tubo.Y bueno vimos muchas cosas,entre ellas anémonas.

Las anémonas son animales,aunque su colorido e inmóvil aspecto parezca decir lo contrario.Se anclan a las rocas,auinque algunas están fijadas al arenoso fondo marino.Ya sabéis que las anémonas tienen sustancias urticanteas en sus "tentáculos",aunque para algunos animales,como por ejemplo el pez payaso,no le son irritantes.En aquel lugar había muchas,perdidas también entre las estrellas de mar.

Sí,también había estrellas de mar.También animales,éstos no son animales estáticos,sino que se mueven con el movimiento de las corrientes marinas y por sus brazos.Curiosos brazos,ya que cuando se cae uno,ya sea porque se le ha roto o porque se lo han quitado,tiene la capacidad de recobrarlo a partir del sitio en que hay una zona dañada,al igual que del brazo caído surge una estrella de mar nueva.Había alguna que otra de color azul o marrón.

Ya que hablo de estrellas y anémonas,los peces también estuvieron entre las cosas que vimos.Vi un mopntón de peces de color blanco,con rayas(si sabéis de qué especie son,dejadme un comentario).Y lo más curioso fue que vi un banco de doradas.Sí,doradas.Ese pescado que comemos a veces al horno con patatas asadas y decimos que está muy rico.Aún más raro fue verlas en un pequeño banco,de 7 más o menos,y en la misma playa...No sabía yo eso...

En resumidas cuentas,fue un día muy bonito.Espero volver a ver cosas así.

5 comentarios:

Pinguipablo dijo...

¡Hola, Alberto! Me encanta que describas nuestras ''experiencias'' en Curumbico, pero también tienes que describir Calabajío. Bueno Albertukko, que describas más playas.
***PINGUIPABLO***

Pinguipablo dijo...

¡Hola, Alberto! Me encanta que describas nuestras ''experiencias'' en Curumbico, pero también tienes que describir Calabajío. Bueno Albertukko, que describas más playas.
***PINGUIPABLO***

Jara dijo...

Me alegro que te gustara nuestra excursión bajo el mar. Mañana voy para allá con aletas en la maleta. Tenéis mañana para conseguir el equipamiento porque el lunes empezamos el viaje...Besitos

Anónimo dijo...

Hola, querido blogger. Tus entrádas me encantan sobre todo como escribes. Activamente sin control, espero decirte algo más.
Saludos

Alberto Fr Gomez dijo...

Gracias,no pensaba que mi blog se leyera tanto,sobre todo entre gente que (talvez como tú,no sé)no conozco.En poco tiempo voy a escribir más cosas,algo también del mar,pues este verano estoy descubriendo cosas en un entorno tan cercano que ni siquiera pensé que existían de verdad.

Me gustaría saber quién eres,un día de estos me lo cuentas,¿vale?

Hasta otra.

Un espacio para la imaginación.